domingo, 8 de agosto de 2010

De repente.

De repente un día es mucho tiempo.

De repente deseo ir a buscarte. Y con todas las ganas encontrarte.

De repente ansío que aparezcas entre la multitud, reconocerte e ir a abrazarte para siempre. Con (sin) palabras de por medio. Con una promesa: No irme de tu lado.
Tener la extraña sensación de estar con vos, de tomarte de la mano. Y sentir el calor de tus labios sobre mi. Y dejarme llevar y no abrir los ojos.
Tener ganas de cerrártelos, hacer que sientas mi boca en algún lugar. Tal vez en tu mirada, sobre tus párpados. Y sentir que estamos en otro mundo. (Tenía tantos pensamientos en la cabeza, tantos sentimientos en el corazón, tanto de todo, tanto de vos).
Y hacernos ... felices, tal vez. Sentirnos como si nunca hubieramos sentido nada.
Querer sentir el calor en tus ojos e ir bajando con los labios. Abriéndolos poco a poco. Dejando que tu sexo me cautive y me lleve. Y respirando, tener un aire compartido que nos llenara a ambos.
¿Te faltaría el aliento si te besara sorpresivamente? Entrar entre tus labios lentamente. Tocándote con las yemas de los dedos tu sexo y tu calor.
Apasionarte, sin más, sin que surja más nada. O tal vez muy poco.
No querer que te calles, al menos dejarte emitir algún sonido, ¿cómo sabre sino que te gusta?
Algo (todo) en vos me apasiona. Me motivas a fijar la mirada y así encontrarme(nos).
Explorarte en tu mirada. Querer apoyar mi ser. Lentamente.
El impulso de hacer contacto con (en) vos.
Besarte, mimarte, acariciarte, tocarte en si. Y recordarnos como ahora, había empezado a olvidar lo que sentíamos.
No voy a mentirte, me encantás y no poco, ni mucho, me encantás completamente.
No puedo no pensarte, es que tenés algo que me completa, que me inunda.
Quiero reír, llorar, gritar, sentir.
Quiero buscarte, encontrarte, sentirte, explorarte.
Y como si fuera poco de una manera casual (porque si no sabes, quiero causarte un efecto).
Y más tarde... quiero detener las horas y más tarde anhelo que transcurran de prisa para volver a verte, para volver a sentirte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario