martes, 28 de mayo de 2013

Si tengo que buscar un adjetivo para lo que tenemos, lo voy a denominar obsesión. Sí, una obsesión a tenerte, a besarte, a darte un abrazo y no soltarte jamás. A sentir que no hay nadie más alrededor, que somos nosotros dos, que no importa lo que hablen, porque tengo una obsesión con tenerte solamente para mí. ¿Enfermedad? Sí, digamosle así. Sos mi cura, y sos peor que la enfermedad. Cada vez que te tengo, quiero más. Cada vez que te beso, siento que voy a otro mundo. Cada vez que soy tuya, quisiera que esos momentos se congelen, que el tiempo no pase más. Quiero sentir que esta obsesión hacia vos es hermosa. Que me hace bien, pero frecuentemente me hace mal, me lastima, me hiere, me hace llorar...

No sé diferenciar lo que es amor con obsesión, en realidad, no lo sé. Pero me encanta estar confundida, me encanta descubrir nuevas cosas con vos. 

Me encanta levantarme y seguir adelante, todo por vos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario